RESEÑA HISTÓRICA

La Universidad Católica de El Salvador (UNICAES) fue fundada el 13 de abril de 1982, según acta de Constitución de la UNICO.

Sus Estatus fueron aprobados por el Ministerio de Educación mediante acuerdo ejecutivo Nº 1210, de fecha 25 de junio de 1982. El Ministerio del Interior, mediante acuerdo Nº 279, de fecha 16 de agosto de 1982, le otorgó la Personería Jurídica.

El propósito de la UNICAES es formar profesionales íntegros, con consciente posesión de conocimientos y estatura moral, que les impulse a servir con honestidad y eficacia al país y as sus semejantes.

La filosofía de la UNICAES está definida con la frase latina de nuestro emblema: LITTERAE SINE MORIBUS VANAE (La ciencia sin moral es vana). La erudición sin ética carece de adecuado fundamento.

La Universidad Católica de El Salvador, Centro Regional de Ilobasco, fue inaugurada por el ex Presidente de la República, Elías Antonio Saca, titulares del Ministerio de Educación y Jerarquía de la Conferencia Episcopal Católica en El Salvador.

Buscando apoyar a las nuevas generaciones del nivel de educación media técnica y educación tecnológica de nivel universitario a través de un currículo articulado de estas para aumentar la calidad del recurso humano especializado y fortalecer la capacidad productiva del país, enfocado al potencial de desarrollo territorial.

La obra que fue inaugurada el 6 de febrero de 2009 consiste en tres edificios de tres niveles cada uno, una Biblioteca, dos edificios de talleres, un auditorio multiusos con capacidad para más de 500 personas, una moderna cafetería de dos niveles y área de mantenimiento e instalaciones.

Durante la inauguración, Mons. José Luis Escobar Alas, Obispo de San Vicente de esa época, dio las palabras de agradecimiento por la feliz finalización de tan importante obra.

Por su parte, Mons. y Lic. Fray Romeo Tovar Astorga, Rector de la Universidad Católica de El Salvador, en su discurso alusivo hizo referencia al momento único y tan importante para la ciudad y gente de Cabañas y sus alrededores.

Así también, Mons. Tovar hizo referencia al espíritu universitario que cualifica a la Universidad Católica de El Salvador, a quienes trabajan y egresan de ella y que deben caracterizarse por virtudes tales como: el coraje intelectual, pues un universitario no debe rendirse ante el saber y debe buscar la verdad; no basarse en meras intuiciones si estas no se contrastan.

El universitario debe poseer también otras virtudes como: La humildad intelectual, pues quien se forme en estas aulas, dijo Mons. Tovar, debe buscar la verdad con rigor y tener ecuanimidad entre lo sabido y lo ignorado, que le permita abrir horizontes, con la idea de formar hombres y mujeres cultos que caminen en los caminos de la luz y de la vida.

La aspiración al saber intelectual, el amor a la libertad, el deseo del saber, la fidelidad a la verdad, ayudar a la comunicación de la verdad, que se visualiza en el espíritu de servicio y la alegría de servir con el propio trabajo hecho con calidad y esfuerzo, con trato amable; todo esto constituye una guía de servicio a la sociedad.

De esta manera el espíritu universitario se reviste de sentido con sensibilidad y solidaridad social. La Licenciada Darlyn Meza, ex Ministra de Educación, hizo una remembranza de los esfuerzos que se hicieron para ver la realización de esta importante obra en Ilobasco y señaló la razón de porqué se le daba a la UNICAES la administración de este nuevo complejo académico la cual consiste en la excelente calidad que tienen los centros educativos que administra la Iglesia Católica y para muestra la UNICAES, que está acreditada por segunda ocasión consecutiva, y que pertenece actualmente a un selecto grupo de siete universidades reacreditadas en El Salvador.

Por su parte, el Señor Presidente de la República, Elías Antonio Saca, enfatizó que la mejor inversión que un país puede hacer es la de abrir una aula o construir una escuela, es apostarle a la educación y a hombres y mujeres formados para que puedan tener éxito en la vida.